MINI MUFFINS DE TRIGO SARRACENO CON CÚRCUMA

Madalenas con frutos secos y cúrcuma (sin azúcar ni trigo)

Casi todas las recetas de muffins llevan azúcar, levadura, mucho tiempo de preparación y harinas… Y sinceramente, cuando me puse “manos en la masa” con estas magdalenas, pensaba que sin todos estos ingredientes no conseguiría unas magdalenas tan ricas… Pero para mi sorpresa, la semana pasada me animé a experimentar mezclando la receta del típico bizcocho de plátano y una receta base de muffins. El resultado son estas deliciosas magdalenas de frutos secos sin azúcar, ni harina, ni levadura. Su apariencia es muy mejorable, pero la receta encantó en casa. Más abajo, en “nota” os dejo la opción para veganos o intolerantes a la lactosa y sin gluten, muy ricas también.

Mezclar los ingredientes secos en un recipiente

La cúrcuma, canela y frutos secos aportan un sabor muy característico a estas magdalenas. Si todavía no has probado la cúrcuma, recomiendo que la incorpores en tu dieta, no solo por su sabor -muy similar al del curry pero más suave- si no, por sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y anticancerígenas.

Cúrcuma

El sabor del plátano y del trigo sarraceno apenas se nota, sirven para endulzar. Que las muffins sean más o menos dulces dependerá de lo maduro que esté el plátano (a más maduro, más dulce) y de la cantidad de sirope de ágave que añadas. Personalmente, me gusta encontrar tropezones de frutos secos, por eso los dejo casi enteros. La canela es otro ingrediente fundamental. Me enloquece su sabor -sobre todo por el olor tan rico que luego deja en la cocina- y nunca escatimo, puedo echarle unas 2-3 cucharadas fácilmente, aunque siempre lo hago a ojo… La textura me recuerda a una coca de llanda o pan de pellizco, un poco más seca que un bizcocho y mucho menos dulce, ya que no añado azúcar, sólo endulzantes naturales.

Muffins sin azúcar de trigo sarraceno

11-12 mini muffins | Fácil | 40minutos

Ingredientes

  • 90gr harina de trigo sarraceno
  • 70gr copos de avena*
  • 60gr aceite de girasol
  • 50gr frutos secos (he utilizado nueces, avellanas tostadas y almendras crudas con piel)
  • 1-2 plátanos maduros (he utilizado 2 pequeños)
  • 1 yogur natural sin azúcar* (o yogur de soja)
  • 1 medida de yogur de leche desnatada* (o leche vegetal)
  • cúrcuma
  • canela
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1-2 c/s sirope de ágave (según lo dulce que te guste)

Por encima:

  • Semillas de sésamo negras, almendra cruda en láminas, semillas chía, cacao en polvo, copos de avena…

Preparación

  1. Trocea los frutos secos con las manos o con la ayuda de un mortero
  2. Mezcla bien los ingredientes secos en 1 recipiente: harina de trigo sarraceno, los copos de avena, frutos secos y las especias (cúrcuma, sal, canela). Remueve todo, añade el bicarbonato y conserva.
  3. Lo mismo con los ingredientes líquidos: Mezcla en otro recipiente el yogur junto con la leche y el aceite.
  4. Incorpora poco a poco la mezcla líquida con la mezcla de la harina hasta que quede una textura cremosa
  5. Con una cuchara, incorpora la mezcla dentro de los moldes hasta un poco más de la mitad del recipiente (apenas sube la masa)
  6. Adorna por encima con copos de avena, laminas de almendra, semillas, cacao… y hornea a 180ºC durante 20 minutos. Calor arriba y abajo con ventilador.

Nota

  • Necesitarás moldes para magdalenas. Yo he utilizado 12 moldes individuales de silicona.
  • c/s= cucharada sopera
  • c/c= cucharada de café
  • Si te gusta, puedes añadir a la masa pasas, bayas de goji, trocitos muy finos de manzana, frutas secas como arándanos, cacao en polvo…
  • Opción vegana: Sustituir la leche y el yogur, por leche vegetal y yogur de soja, respectivamente.
  • Celíacos: Sustituir los copos de avena por harina para repostería especial sin gluten o utilizar sólo harina de trigo sarraceno (en este caso, sería 160gr de trigo sarraceno en lugar de 90gr)
  • Envolver las muffins con film transparente de cocina y consumir entre 2-3 días.

Un par de estas mini muffins son ideales para acompañar un té o un batido de frutas en el desayuno. Espero que te animes a probarlas y te gusten  ♥

M.xx

PAN ECOLÓGICO DE ESPELTA SIN AMASADO (ni levadura)

Pan ecológico integral de espelta

Hace tiempo que buscaba una receta fácil para elaborar pan en casa sin amasado, porque a mi, lo de amasar, dejar reposar, volver a amasar… como que no me va… Cuando vi que Clara, en su blog Entrando en la cocina con Clare, animaba a todos los que nunca habíamos hecho pan a iniciarnos en el mundo panero, vi su receta y no me pude resistir. Os aseguro que este pan de soda irlandés es de los “fáciles, facilones” porque para ser mi primer pan, estoy más que contentísima. Siento que se me ha abierto la puerta a un nuevo mundo: el mundo de hacer masas y panes en casa. Y de aquí, la nueva categoría del blog.

Buttermilk casera (leche con vinagre)

Lo único que he modificado de la receta original es la harina, que en mi caso, he utilizado integral de espelta, considerada el origen de todas las harinas de trigo que existen. Bueno, también he utilizado leche sin lactosa desnatada. Lo demás, lo he seguido al pie de la letra porque me ha parecido sanísimo todo.

Masa pan de espelta artesano

A pesar que la harina integral de espelta no es apta para celíacos, es mucho más digestiva y baja en gluten que el resto de las harinas de trigo. La espelta contiene más fibra, proteínas, minerales, vitaminas y oligoelementos que la harina común. Además, es rica en magnesio, hierro, fósforo, vitamina E, vitamina B, betacaroteno y ácido silícico. Y los especialistas en nutrición la recomiendan antes que la harina de trigo blanca.

Cortes en cruz para formar el greñado

Como la masa no lleva levadura, no fermenta y no queda un pan alveolado, sino más bien compacto. En casa solemos tomar pan alemán y pan de centeno, y este, me recuerda a una fusión de ambos.

¡Espero que te animes a probarlo y sorprendas a todos con tu propio pan! Porque lo home made, siempre es mejor.

Pan ecológico integral de espelta

425 gramos | fácil | 45 minutos (30 minutos horneado + 15 preparación)

Ingredientes

  • 250gr harina integral de espelta ecológica
  • 1/2 c/c bicarbonato
  • 1 c/c sal
  • 210 buttermilk [2oogr leche a temperatura ambiente (yo he usado sin lactosa y desnatada) + 10gr vinagre de vino blanco ]

Preparación

  1. Precalentar el horno a 200ºC (ventilador con calor arriba y abajo)
  2. Preparar la buttermilk: mezclar la leche con el vinagre y dejar en reposo durante 10 minutos.
  3. En un recipiente añadir la harina, el bicarbonato y la sal. Verter poco a poco la buttermilk mezclando con una espátula hasta que quede una masa blanda y pegajosa.
  4. Enharinar la superficie donde vayamos a trabajar y volcar la masa. Mezclar con la espátula un par de veces. Añadir un pellizco de harina si fuese necesario (tiene que quedar una masa uniforme, que no se rompa ni pegue demasiado). Mezclar bien sin amasar y formar una bola.
  5. Colocar la bola sobre una bandeja con  papel para hornear y dar un corte en cruz para formar el greñado. Añadir un pellizco de harina sobre la bola.
  6. Hornear durante 30 minutos o hasta que esté dorado. Para saber si está cocido, siguiendo la recomendación de la autora, dar unos golpecitos en la base  -con cuidado de no quemarnos- (debe sonar como a hueco).
  7. Dejar enfriar en una rejilla para que la miga asiente.

Nota

  • c/c= cucharadita de café
  • Conservar en una bolsa de plástico o tela para que no se seque (en tela seca más). El primer día está exquisito sin necesidad de tostar, pero el segundo y el tercero, está mucho más rico tostado. También se puede congelar. En ese caso, mejor dejar las rebanadas ya cortadas.
  • Se pueden usar otras harinas que no sean integral de espelta. En la receta del blog Entrando en la Cocina con Claire, mezcla harina integral con harina de trigo blanco.
  • Se puede poner la leche desnatada, semi o entera (no he probado con leches vegetales)
  • No te asustes cuando mezcles la leche con el vinagre por su mal aspecto. Una vez listo el pan, no se notará el sabor de leche agría ni cortada.

Receta de Clara, del blog de Entrando en la Cocina con Claire.

M.x

PICOS Y CRACKERS SIN HARINA NI GLUTEN

Crackers y picatostes sin gluten

Opción saludable para evitar el pan en las comidas y acompañar sopas, cremas, hummus o ensaladas.

Contiene gran cantidad de fibra y resulta saciante por las semillas de girasol, comúnmente conocidas como”pipas” y por las semillas de sésamo. Destaca, sobre todo, el sabor de las semillas de girasol, con un toque salado -más o menos salado depende de tu gusto- Esto es lo bueno de cocinar “homemade”, que puedes cambiar las recetas a tu antojo. Esta vez he puesto bastante sal para que me quede tipo “saladito”, eso sí, he utilizado una sal de calidad: sal marina sin refinar. Depende de ti si quieres hacer unos picos con o sin sal o unos crackers, añadir semillas de amapola o lino, añadir ajo o jengibre… ¡Abre la puerta a la imaginación! Pero ten cuidado con el horno, debes vigilar mientras se hornean para que no se quemen.

Picatostes y crackers sin gluten

150gr aprox. | dificultad media-fácil | 15 minutos

Ingredientes

  • 100gr semillas de girasol peladas y crudas
  • 50gr semillas de sésamo crudo
  • 1 c/s orégano
  • 2 c/c aceite de oliva virgen extra
  • 3-4 c/s agua mineral
  • sal marina sin refinar

Preparación

  1. Precalentar el horno a temperatura media (150ºC en mi horno)
  2. Triturar las semillas de girasol y sésamo con la sal y las especias en un procesador hasta que se triture completamente y quede casi polvo (aproximadamente 2-3 minutos triturando)
  3. Añadir sin parar la máquina y una a una, las cucharadas de agua hasta que se forme una bola y quede una textura de masa. El agua debe estar a temperatura natural.
  4. Una vez lista la masa, dar forma con la ayuda de un rodillo de cocina o con las manos. Hacer formas de picos, cuadraditos o láminas finas para hacer crackers.
  5. Hornear a 150ºC durante unos 10 minutos o hasta que esté dorado, dando la vuelta al menos 1 vez a los 5 minutos. Controlar que no se queme.
  6. Dejar enfriar a temperatura ambiente y partir con las manos en el caso de que hayas hecho láminas finas.

Nota

  • c/c= cucharada de café
  • c/s= cucharada sopera
  • ¡Antención! Hay que estar muy pendiente del horno para que no se tueste más de la cuenta… La masa simplemente debe quedar ligeramente dorada. Si crees que está casi en su punto, puedes apagar el horno y aprovechar el calor residual un minuto más hasta que se dore un pelín si es necesario.

Monti

x

MUESLI DE AMARANTO Y CHOCOLATE PURO

Muesli casero de amaranto y chocolate

Me encanta el muesli pero no suelo comprarlo a menudo porque el que venden en supermercados lleva azúcares añadidos y contiene demasiadas calorías… En algunos herbolarios venden el muesli ecológico que no está mal, pero claro, prepararlo en casa sale mucho más económico, y además, puedes poner los ingredientes que te apetezca. Esta vez he probado un muesli de amaranto con pepitas de chocolate puro. Pero queda igual de rico con cualquier otro ingrediente como manzana, pasas, canela, pistachos, semillas de lino, coco, nibs de cacao… Para endulzar, he elegido el sirope de ágave, pero si te gusta más dulce, puedes utilizar miel, como en este muesli crujiente.

Muesli casero de amaranto y chocolate

Este muesli es rico en fibra y por su alto contenido de hidratos de carbono ofrece una importante cantidad de energía, ideal para tomar en el desayuno con yogur, leche, o solo.

Muesli de amaranto y pepitas de chocolate puro

En herbolarios y tiendas especializadas venden casi todo tipo de cereales y pseudo cereales hinchados como arroz, quinoa, mijo, avena o amaranto. Esta vez he elegido el amaranto para combinar con las pepitas de chocolate, avellanas y almendras.

El amaranto, al igual que la quinoa, es considerado un pseudo cereal, ya que tiene propiedades similares a las de estos, pero botánicamente no lo es. Entre sus propiedades destaca que es sin gluten, es muy rico en calcio, es un cereal de alto valor nutritivo y muy digestivo. Tiene un alto contenido de proteínas y hierro, por lo que las personas con dietas vegetarianas se beneficiarán de su consumo. Su grasa es rica en ácidos grasos esenciales.Pero cuidado, aunque el amaranto no contiene gluten, este muesli no es apto para celíacos porque lleva avena que sí contiene gluten.

Muesli de amaranto y chocolate puro

200gr muesli | fácil | 15minutos

Ingredientes

  • 45gr copos de avena
  • 45gr amaranto hinchado
  • 30gr avellanas tostadas enteras
  • 30gr almendras crudas enteras
  • 20gr pepitas de chocolate puro
  • 3 c/c aceite de coco
  • 3 c/c sirope de ágave
  • 1 plátano maduro machacado

Preparación

  1. Precalentar el horno a 170ºC
  2. Partir las avellanas y almendras con la ayuda de un martillo de cocina o con un cuchillo partir por la mitad (opcional)
  3. Mezclar en un bol la avena, el amaranto, las avellanas, las almendras con el plátano machacado. Mezclar bien y añadir el aceite de coco y el sirope de ágave.
  4. Una vez están todos los ingredientes bien mezclados, extender la mezcla sobre el papel vegetal sobre una bandeja para horno (es importante que la capa sea fina para que quede crujiente)
  5. Hornear a 170ºC durante 14minutos o hasta que quede dorado. Remover para que no se queme al menos una o dos veces.
  6. Dejar enfriar a temperatura ambiente y añadir las pepitas de chocolate
  7. Servir con yogur, leche, helado…

Nota

  • *c/c = cucharada de café
  • Se puede sustituir el sirope de ágave por miel sin que se note la diferencia. También se puede añadir más cantidad, ya que la medida que propongo en la receta no es demasiado dulce. Ten en cuenta que si lo mezclas con otros ingredientes, por ejemplo, con yogur, siempre puedes añadir más sirope de ágave, miel o cualquier otro endulzante natural a tu gusto.
  • Para que quede crujiente es importante que la capa de muesli sea fina y que se tueste sin llegar a quemarse. En mi horno, queda perfecto a 170ºC durante 14 minutos.

¡Espero que os guste tanto como a mí!

M. xx

TALLARINES CON ESPIRULINA Y SHIITAKE

Tallarines de Espirulina con Shitake

Hace poco subí a Facebook una receta de uno de los batidos que suelo hacerme para desayunar y os contaba los beneficios de añadir una cucharadita de spirulina en polvo a las comidas. Esta vez, he comprado en un herbolario tallarines con espirulina. Éstos concretamente, llevan un 1,5% de spirulina, el resto es sémola integral de trigo duro procedente de la agricultura ecológica. Su sabor es similar a la pasta integral pero con un sutil toque a mar y con las propiedades de esta alga verdi-azúl. También se puede encontrar en supermercados especializados o ecológicos.

Las setas Shiitake proceden de China y Japón o de invernadero, ya que no crecen en el suelo de España. Se encuentran en fruterías y supermercados especializados en hostelería durante todo el año y también las venden liofilizadas -bastante más caras- en herbolarios.

Setas Shiitake y Tallarines con alga Espirulina

Tallarines con espirulina

La spirulina es un alga microscópica y con forma de espiral -de ahí su nombre- rica en proteína, vitaminas, minerales, antioxidantes, ácidos grasos y aminoácidos esenciales. Entre sus propiedades destacan la limpieza y purificación de la sangre y de las arterias, reducir el colesterol y equilibrar el azúcar en sangre. Contiene grandes cantidades de clorofila, poderoso anticancerígeno, energizante, depurativo y regenerador celular.

La seta Shiitake es la principal fuente de proteínas en la dieta oriental. Se considera un elixir de vida gracias a sus probadas propiedades medicinales. Su consumo mejora la circulación, disminuye el colesterol, fortalece el sistema inmunológico, favorece el control de la hipertensión y ejerce un potente efecto antioxidante que la convierte en un importante agente anticancerígeno.

Shiitake, espinacas, tomates secos y tomates cherry

El resultado, un plato completo con un ligero toque oriental y diferente, gracias a las setas Shiitake y el tamari (salsa de soja).

Tallarines con espirulina y shiitake

Tallarines integrales con espirulina, seta Shiitake y tomatitos

2 personas | 30 minutos | fácil

Ingredientes

  • 200-250gr tallarines integrales con espirulina
  • 300gr setas Shiitake
  • 100gr espinacas
  • 6 tomates cherry partidos por la mitad
  • 6 tomates secos en aceite
  • 3 ajos laminados
  • tamari (salsa de soja)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal marina sin refinar
  • semillas de sésamo negro y blanco para adornar

Preparación

  1. Cocer la pasta integral con espirulina durante 12 minutos (o según indique el envase)
  2. En una sartén, calentar 2 cucharadas de aceite y añadir los ajos laminados, el tomate cherry natural y las setas limpias y cortadas en cuatro trozos hasta dorar.
  3. Añadir las espinacas hasta que reduzcan. Cuando todas las verduras estén blandas, añadir la salsa tamari y sal al gusto (si es necesario, añadir un poco de aceite).
  4. Servir la pasta con las verduras, semillas de sésamo por encima y un chorrito de aceite.

Nota

  • Puedes preparar tus propios tomates secos. La receta: Tomates secos caseros
  • El tamari se puede sustituir por salsa de soja

M.xx